miércoles, 6 de enero de 2016

Toda gran historia tiene un gran final...


¿Qué tantito es tantito? ¿Hasta dónde estás dispuesto a ceder tu libertad con tal de decir que tienes un trabajo digno y que eres el punto de contacto entre las empresas con las que trabajas y tu agencia?. Todo con tal de colgarte medallitas ajenas y quedar como el empleado ejemplar... ese en el que los eslabones más bajos de la cadena quisieran convertirse.

Cuando me salí de casa poco conocía del mundo laboral y la verdad, siento que sigo sin conocerlo. Me faltan muchas cosas por aprender, sin embargo, recuerdo que en un principio yo no toleraba la idea de estar trabajando después de las 6:00 PM y conforme fue pasando el tiempo, la vida me enseño que irse antes de las 7:00 PM de la oficina es de gente mediocre... or so I thought.

Tienen que entender que empecé a trabajar tarde... comencé a los 27 años como hostess (sí, leyeron bien como hostess) de un Restaurante llamado Decrab. Conozco a uno de los accionistas y literalmente le rogué por el trabajo (en aquel entonces necesitaba desesperadamente un ingreso y esa era mi mejor opción).

Estuve en Decrab de Agosto del 2013 a mediados de Octubre del mismo año. Acepté el trabajo con un sueldo de 8,000 pesos mensuales, sin ningún tipo de prestación y con un sólo día de descanso (podía escoger entre lunes y martes). La vida en un restaurante es complicada y yo tenía clarísimo que necesitaba encontrar otro empleo LAP. Fueron dos meses de llorar casi todos los días porque no era lo que yo quería, no estaba ni cercano a lo que yo quería, aunque pensándolo bien yo no sabía ni tenía claro que quería.

Al poco tiempo un amigo de Dany me contactó con un conocido que tiene una agencia pequeñita de Relaciones Públicas. Dicha agencia se dedicaba a realizar eventos para restaurantes y conseguir medios (revistas, periódicos o similares). A mi me llamaron porque necesitaban un brazo de Social Media (ya que los restaurantes tenían la necesidad de comenzar sus pininos en marketing digital and just for the récord el dueño me ofreció 6,000 pesos de sueldo) 2,000 pesos menos que lo que ganaba en Decrab,  oferta que decidí tomar porque estaba convencida de que tendría mejores oportunidades estando en una agencia de PR que parada en la entrada de un restaurante o haciendo tacos de atún (que por cierto me quedaban re-buenos).

Siendo completamente honesta con ustedes yo poco sabía de marketing digital. El problema de esa agencia es que la persona que la dirige no es muy brillante y si yo no tenía idea de digital él menos. Yo sabía que tarde o temprano tendría que dejar ese trabajo. Fue un poco más tarde cuando una amiga me llamó para invitarme a formar parte del equipo de CM's de DDB.

Ella me dijo: "Sé que no sabes mucho de digital, pero aquí aprenderás lo necesario y te servirá para formarte. Sólo te pido le eches ganas y te apliques porque va mi nombre de por medio." Y así fue como dejé el otro trabajo y comencé una aventura que NO me esperaba en DDB. Ahí fui contratada por tiempo limitado o lo que ellos llaman "por proyecto".

Fue difícil adaptarme porque efectivamente yo no conocía lo que era entregarle a tu jefe un documento bien hecho. Aquí estuve a cargo de coordinar a todos los CM's de Special K a nivel región y yo era la content de México y Venezuela para twitter, instagram y facebook. Por otro lado también era la CM y Content Manager de Oikos de Danone. Recuerdo con cariño esa época, fue la primera vez que me enfrenté al mundo laboral y que me tocó aprender cosas muy chingonas.

Estando en DDB tuve la suerte de poder trabajar contenidos para varias marcas como Jafra U, Hasbro, All Bran, Special K, Danone y entender como funciona una agencia digital. Estuve 8 meses ahí hasta que llegó el momento de partir. Mi siguiente parada fue en former Clarus como CM Sr.

En Clarus (ahora Mirum) he tenido la curva de aprendizaje, crecimiento profesional y personal más fuerte so far. Es una agencia que también recordaré con cariño pues me dieron la oportunidad de desarrollarme como Content Author y más tarde como Social Account Manager (puesto que no negaré que fue una pesadilla, pero al mismo tiempo me dio la experiencia que jamás hubiera obtenido como CM).

Les confieso que mientras estaba en el ojo del huracán todos los días pensaba que era una pérdida de tiempo lo que estaba haciendo, pero hoy entiendo que NO fue tiempo perdido, al contrario; podría arriesgarme a decirles que de todas las escuelas que he tenido Mirum, ha sido la mejor y en el futuro me referiré a ella como mi alma mater.

El camino difícil es el que siempre queremos abandonar tan pronto nos dejamos de sentir cómodos, a mi me tomó 12 meses poder abandonar este camino... y no podría estar más agradecida de que la vida no me diera otra oportunidad antes. Así que Mirum, sólo puedo decirte: ¡gracias por tantas experiencias, tropiezos y éxitos! Eres GRANDE. Finalmente estoy en paz y feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario