sábado, 24 de octubre de 2015

jueves, 22 de octubre de 2015

Si es cuestión de confesar...



...glugli es el mote por el cual soy conocida,
las personas piensan que tengo entre 25-27 años (en realidad tengo 30)

Les confieso que no sé cocinar más que pasta... 
y hot cakes de blueberry (que BTW son lo más)
No veo bien, uso lentes y me da miedo operarme.
Aprendí a andar en bici hace 2 años.

Me corrieron hace 2 años y medio de casa,
tenía terror de enfrentarme a la independencia,
hoy la abrazo fuerte-fuerte.

Me preocupa ser parte de la vida de algunas personas y de un día para otro ya no serlo.
No lloro con facilidad.
Siempre uso reloj.
Me gusta morder labios.

Soy una fanática de los perros, tengo 4.
A veces siento que necesito tener alguien con quien compartir mis días.
Huyo de los niños.

Cuando las cosas se ponen difíciles suspiro tres veces,
y al final del tercer suspiro entiendo que no es tan grave.

Coqueteo sin darme cuenta, 
y usualmente me acaba coqueteando quien no quiero que me coquetée.
Me gusta caminar bajo la lluvia y mojarme.

El año esta por terminar y no había tenido tiempo de ponerme a analizar porque llevo inquieta tanto tiempo. Ahora que lo pienso se debe a que no estoy convencida de que este haciendo lo indicado en mi vida profesional.

Yo quiero viajar, 
yo quiero vivir y,
siento que ahorita no estoy haciendo nada relacionado con eso, 
vivo detrás de una computadora manipulando números.

No me emociono con facilidad,
emoción sentí el día que desperté en mi estudio sola y sin gato.
Maravilloso fue el día que le pude decir que NO.

Long story short: encontré un trabajo que me trajo grandes amigos, muchas risas y que implica un crecimiento profesional importante, pero resulta más cansado de lo que imaginaba. 


2016 será un año de cambios importantes, ya lo decidí,
Lo que ahorita no tenga solución, lo tendrá en el 2016.


viernes, 16 de octubre de 2015

tough shit... pero así es la vida.


Tengo tantas cosas que compartirles esta semana, pero creo que el espacio no será suficiente. La última vez que estuve por aquí les dije que no era momento de tirar la toalla (aún), que de peores había salido y ¿qué creen? Sigo hundida, pero por lo menos esta vez mi cliente reconoció el esfuerzo. Algo es algo.


Por otro lado ya he trabajado bastante mi madurez emocional, varias personas me habían dado el feedback de que necesito aprender a controlarme mucho más ante determinadas situaciones y no voy a mentirles, sigo con el sentimiento a flor de piel, porque así soy; vivo intensamente. No sé si sea bueno o malo simplemente soy así.

La cosa es que esta semana por alguna razón que desconozco, di las señales equivocadas y digamos que la vida me aplicó un lindo: "te lo agradezco, pero no" y la verdad es que estoy OK con ese no, antes hubiera mentado madres y seguramente hubiera llorado desconsoladamente, pero la realidad es que por ahora estoy OK.

Hace 2 años un lío (y digo lío porque vaya que fue caótica nuestra "amistad") que ahora es un gran amigo me dijo: "no hagas preguntas si no estas preparada para escuchar la respuesta." En este caso creo que hice la pregunta porque necesitaba escuchar la respuesta.

Mi otro highlight de la semana es que estoy negociando con Saadia tener un podcast en Dixo, falta la parte difícil: convencerlo. Manden vibrita buena ondita para que pronto en vez de leerme puedan escucharme (;

jueves, 1 de octubre de 2015

Time...


Es curioso como hace un par de años me encantaba venir a este espacio a desahogarme, y la verdad lo sigo disfrutando igual que antes, es sólo que la inspiración ya no llega tan fluidita.

Justo ahora estoy en un momento que me trae de regreso. Es triste encontrar un lugar donde te encanta la vibra de la mayoría de la gente porque son seres increíbles que le dan alegría a tu vida. Me sorprende que he vivido cosas que me han hecho mucho más fuerte de lo que era hace un par de años y hoy día estoy luchando contra algo que debería ser relativamente sencillo darle la vuelta.

Considero que soy una persona con el carácter suficiente para enfrentar situaciones como esta, incluso más complejas. 

Hay días en que me siento frágil y hay otros en los que no. Hay días que en automático me sacan la sonrisa y la alegría permanece un rato. Hay otros en los que sólo quiero correr a casa de mis papás. 

Lo único que puedo concluir de todo esto es que llevo luchando más de 2 años por mi libertad y mi independencia, retirarme ahora sería perder todo por lo que tanto luché. Lo dejé todo en la cancha sin importarme lo difícil que pudiera ser. Si lo logré antes, mañana seguro también. ¡A que sí!

Y es así como llegué a la conclusión que TODO es una cuestión de tiempo, no hay mal que por bien no venga. Esa rutina de la que me encuentro huyendo constantemente todavía no me alcanza, quiero seguir con el espíritu aventurero, ahorita que todavía es tiempo. 

Me encantaría un viernes despertar sin un plan definido y desconectarme del mundo aunque sea un ratito fuera del DF.


El tiempo decidirá... 
¡Venga Octubre estoy lista!