lunes, 24 de noviembre de 2014

Chapter 2



De Febrero a mediados de Marzo el 2014 estuve desempleada... bastante ansiosa y de muy mal humor. Necesitaba un trabajo urgentemente. Una mañana Rorró me buscó para preguntarme si seguía en Intrend. Le dije que no y fue cuando me invitó a formar parte del equipo digital de DDB.

Como les dije en posts pasados mi vida estaba por cambiar radicalmente. El día que fui a hablar con Ro a DDB para que me contará un poco de las cuentas que llevaría. Recuerdo haber llegado a la oficina y no podía creer lo que veía. Una vez más me deslumbré, pero esta vez créanme que fue con justa razón. Las oficinas de DDB son muy bonitas y el ambiente del lugar es muy relajado, cero godinez. 

Lo que paso después me encantaría contarlo... pero varios saldrían raspados y en este caso no merecen que así sea. El punto es que yo me sentía en una prepota... y lo más importante; yo llegué con bajísima autoestima al lugar, mi relación con Grincheux no estaba en su mejor momento y las cosas se enfriaron más de lo normal. 

Comencé a recibir demasiada atención (y la verdad no me lo esperaba)... no recuerdo tanta atención masculina desde que estaba en prepa. Mensajes iban y venían y el hecho de que nadie más lo supiera le daba toda la onda al contexto.

El fin de semana me estaba acordando justamente de esos 3 primeros meses en DDB y de verdad los extraño. Era EL trabajo... pero todo lo bueno llega a su final... mi final llegó más rápido de lo que imaginé. Had my fun y aprendí mucho profesional y emocionalmente.

Al final tuve diferencias con Rocío, no entraré en detalles simplemente les puedo compartir que la relación entre ella y yo no funcionó por lo que decidí irme. No me costó tanto trabajo llegar a esa decisión porque las cosas ya no eran como cuando entré. Mucha gente querida se fue y algunos otros se quedaron (entre esas personas mi querida Paito sin ella las cosas hubieran sido deprimentes, la quiero bien a la morra). El día a día no era tan malo gracias a esas personas que permanecían, peeeeero en el fondo yo sabía que ese ciclo había terminado. 

Si soy completamente honesta con ustedes desde que Rocío me buscó yo sabía que esa etapa sería temporal... pero independientemente de como haya sido, ella me dio la oportunidad de pertenecer aunque sea un ratito a ese glamoroso mundo de la publicidad y a pesar de nuestras diferencias acepto que me hizo crecer profesionalmente y eso jamás lo olvidaré. Así que gracias Ro por la oportunidad.

Me quedó con lo bueno... y agradezco de corazón que me tocará vivir esos 7 meses. Cada persona que se integró a mi vida y aún es parte de ella son lo mejor que han pasado en mucho tiempo. Llegué deprimida, triste y con pocas ganas de conocer gente y eso cambió por completo al poco tiempo. Thanks for the memories!


PS. Ro, si es que llegas a leer esto también quiero que sepas que aprecio mucho que hayas sido de las pocas personas que se propuso ayudarme y que realmente lo hizo en cuanto vio la oportunidad.

Continuará...

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Chapter 1

En el último año y medio he pasado por 3 trabajos. En todos me llegué a quejar de mi jefe... ahora que lo pienso me pregunto: ¿no seré yo el problema? y quizá si, pero de nuevo esto no es relevante para la historia que estoy por contarles. 

La gente que me conoce siempre de primera impresión jura que soy una niña mimada que todo lo ha tenido en la vida y que poco sabe de lo que implica ganarse el dinero y recibir ordenes. Es probable que esa impresión sea correcta... sin embargo en el último año y medio he tratado de cambiar esa percepción y no lo he logrado.

Es curioso; yo creí que al salirme de mi casa y trabajar para vivir la gente entendería que no creo que las cosas me son debidas. Pagar una renta no te hace mejor ni te convierte en héroe, trabajar todos los días tampoco te hace igual que todos los demás o por lo menos eso es lo que yo me llevo de lección.

De los 3 trabajos que he tenido el que más disfruté fue estar en DDB. Y eso siempre se lo agradeceré a Rocío (ella fue quien me llamó para entrar a la agencia). Si analizo mi vida nunca hubiera pensado que en algún momento sería parte del glamoroso mundo de la publicidad... y así como el día en que mis padres me dieron la noticia de que se separarían todo cambió... cuando yo entré a DDB volvió a suceder... el rumbo de la historia tomó otro camino.

Cuando mi madre decide decirme hasta luego (esa historia ya se la saben: mi progenitora y yo tuvimos diferencias irreconciliables por lo que me pide que me vaya de la casa y así fue) situación que llevó a mi grincheux darme hospedeja en su casa. 

En ese momento mi visión de la vida era otra... nunca se me va a olvidar cuando me dijo: "vas a tener que vivir sola eventualmente... tienes que experimentarlo y créeme que cuando lo hagas tu primer pensamiento será: ¿por qué no lo hice antes?" 

¿Por qué no lo hice antes? ¿En serio estaba escuchando eso? Yo no quería vivir sola back then... es más yo quería pasar más tiempo con él y olvidarme de vivir sola... vivir sola era cosa del diablo. Entonces esas palabras entraban por un oído y salían por el otro. 

Cuando entré a trabajar a Decrab de hostess fue un shock. Fue un shock porque Decrab era un restaurante que yo frecuentaba mucho con mis papás y varias personas cercanas a mi también eran clientes recurrentes. Entonces cual Barbie en Nosotros los Nobles me la tuve que tragar y aguantar el ambiente, meserear, hacerle de recepcionista y poner mi mejor sonrisa parada en la entrada. 

Creánme que cuando me despertaba lo único que pasaba por mi mente era: "No quiero hacer esto por el resto de mi vida." y si... van a decir que estaba siendo dramática, pero know this: mi especialidad es el drama, así que si me van a seguir leyendo get used to it.

El gerente y subgerente me conocían bien y eran re-buena gente conmigo como cliente, pero como empleada y subordinada era otra historia. Ahí se ve el complejo del mexicano clarísimo. En el momento que tienen el poder de hacerte menos, lo harán. La situación para mi no estaba padre, pero aún así las cosas no quería regresar a casa cause I'm not a quitter.

Total que dos meses y medio después conseguí otra oportunidad de trabajo, en dónde sépanlo me pagarían menos que en Decrab de hostess, pero desde mi punto de vista era mejor opción, la cual podría abrirme otras puertas. Puedo decirles con seguridad que el día que yo sentí felicidad extrema fue cuando pude decirles al gerente y al subgerente: "Renuncio." Sus caras fueron épicas. (como dato curioso ninguno de los dos pertenece ya a grupo Fishers, y no, yo no tuve nada que ver con su salida). Menciono esto porque como dije al principio me he quejado de mis jefes, pero aquí tienen la primera prueba de que no estoy tan errada al quejarme. 


Continuará....




sábado, 15 de noviembre de 2014

The end of a beginning...

No se exactamente como empezar... pero ahí les va:

Siempre que papá llegaba de trabajar (o por lo menos eso es lo que yo recuerdo) iba a verme a mi cuarto. Una noche de tantas cual escena del Rey León él me prometió que siempre estaríamos juntos... y así fue como ESA noche me fui a dormir con esa ilusión.

Tiempo después (es difícil decirles cuánto tiempo pasó exactamente, pero pensemos en que sólo pasaron unos cuantos meses...) una mañana de los 365 días de mis 9 años mientras yo jugaba The Addams Family versión Super Nintendo mi mamá me gritó desde su cuarto para que fuera.

Cuando llegué las cosas no pintaban bien, algo me decía que todo estaba por cambiar definitivamente en mi vida y fue en ese instante cuando mis padres me lo dijeron: "Nos vamos a separar." Mi reacción fue decir: "OK. ¿Ya me puedo ir?" Claramente estaba evadiendo la situación.

Lo que sucedió después de eso no lo tengo claro, pero el hecho de haber tenido un padre ausente y que no cumplió su promesa me hace pensar que gran parte de los problemas que tengo hoy día son por la falta de esa figura paterna... pero no nos pongamos sentimentales en cosas psicológicas que no suman a la historia.

Lo que si suma es que me he dado cuenta que todo empezó ese día... esa mañana cambió mi vida para siempre. Ahorita que lo estoy recordando me siento cual Matthew McConaughey en Interestellar atrapada en la 4ta y 5ta dimensión haciendo todo lo que estaba en mis manos con tal de que mis padres decidieran no separarse.

Recuerdo que en aquella época ser hija de un matrimonio que fracasó era la justificación perfecta para que la gente te hiciera menos y más viviendo en provincia (viví en Monterrey 9 años por si no lo sabían). La hija de padres divorciados en la escuela siempre era la rara. Confieso que en ese momento me parecía una exageración, pero ahora lo entiendo y la verdad ni para que negarlo siempre he sido rara.

En fin cuento toda esto como una introducción de la narración de mi último año y medio para que puedan entender mejor porque me involucro con los personajes y situaciones que estarán leyendo más adelante. Hasta el momento no lo tengo claro, quizá ustedes me puedan ayudar a encontrar una respuesta.


sábado, 1 de noviembre de 2014

The last goodbye I swear

Hace tiempo que no me sentía con el sentimiento a flor de piel como ahora. Pareciera que mis días hipsters han regresado. Y cuando digo días hispters me refiero a esos días en que las emociones hablaban por si solas.

Hace 5 meses entré al mundo de la publicidad por azares del destino y de verdad estoy feliz de haberlo hecho. Fue cuestión de meses para que me hicieran sentir en casa y querida. 

Algunos lo ven como que me endulzaron el oído diciendo lo que yo quería escuchar, para mi simplemente fue lo que fue. Llegué en un momento de cambios y el cambio que más me iba a doler no lo vi venir. 

Las personas llegan a tu vida por distintas razones, muchas veces no es para quedarse, sino para darte un lección y en mi caso me dieron varias. Es bonito reírse otra vez con tantas ganas… y más lindo que eso es poder recordar ese momento con cariño.

Let me tell you now: it's lucky for us that we're friends.