lunes, 16 de septiembre de 2013

ces't la vie...

Que dificil es cuando llegas a un lugar nuevo con la filosofía de niña mimada que llevas estudiando 28 años y de alguna u otra forma te ha funcionado. Peor aún cuando todos te ubican como la princesita que todo lo quiere masticadito y en la boca.

Mañana cumplo un mes trabajando y la verdad no podría estar más contenta. Me han tocado regaños pero también han reconocido mi esfuerzo y trabajo y eso es algo que siempre agradezco. Es bonito cuando la gente te dice que lo estas haciendo bien y te motiva para que lo sigas haciendo mejor.

En mi caso no tengo un sólo jefe, dependo de varias personas. Todos me han tratado increíble. Cuando la gente se acerca a decirme que voy muy bien y que tengo gran potencial siento una satisfacción que no puedo expresar con palabras y más bonito aún es cuando lo clientes se acercan a decirme que quieren que yo les preparé su taco atún porque les encantó como se los preparé en otra ocasión.

Desde que entré a trabajar me di cuenta de que mis superiores me exigían mucho mas de lo que le exigen a las demás y yo no entendía porque... llego un momento en el que me lo comencé a tomar personal hasta que un día estiraron demasiado la liga y no aguante la presión.

Fue ESE día cuando me dí cuenta que las cosas tienen su razón de ser y que si yo no me di cuenta en su momento a lo mejor no era necesario que me diera cuenta de porque lo estaban haciendo de esa forma... lo único que importaba era que yo hiciera bien mi trabajo y con la mejor disposición.

Como bien me dijeron: "esto te va a beneficiar a ti y solamente a ti." Y debo decirles que tenía toda la razón. Si hoy pongo las cosas en una balanza podría decirles que toda decisión tomada hasta el momento ha sido la correcta y estoy convencida de que vienen cosas mejores.

Algo que he disfrutado mucho en estas últimas 3 semanas es el estar en contacto con gente nueva. Eso me da tranquilidad. Además de que hay un ambiente laboral envidiable en mi chamba. No es perfecto, pero casi.

También me he dado cuenta que trabajar sirve para despejarte en todo aspecto... yo no lo creía pero si es súper necesario ocuparte en algo. Ahora entiendo a la perfección el dicho: la ociosidad madre de todos los vicios.

Si algo puedo transmitirles a través de este post es que no tengan miedo a tomar decisiones radicales... muchas veces ese gran cambio trae grandes oportunidades con él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario