martes, 25 de octubre de 2011

She's so gone...

De unos años para acá mi abuela ha tenido complicaciones con la prótesis de cadera que tenía. Llevaba años quejándose del dolor de pierna. Los doctores le hacían estudios, radiografías, you name it y nada grave salia en ellas. Con el paso del tiempo pensamos que mi abuela sólo buscaba llamar la atención y en realidad exageraba los dolores.

Recientemente uno de los doctores que la ve nos dijo que los dolores que tenía mi abuela SI eran muy intensos y fuertes, pues la prótesis de cadera ya había cumplido su función durante muchos años y ahora era necesario cambiarla para evitar dicho sufrimiento, así que había que quitar la vieja prótesis lo antes posible mediante una intervención.

A eso le podemos sumar que mi abuela presentaba inicios de anorexia, pues tales eran los dolores que vivía sin apetito. Por lo cual su salud y sus defensas estaban por los suelos y si no la operaban a la de ya, su tiempo máximo de vida sería de 6 meses o menos. Lo ideal era que en la operación le cambiaran la prótesis por una nueva pero, esa operación requería de anestesia general y mi abuela no resistiría dicha operación, por lo cual sólo le quitaron la prótesis y curaron lo que vieron lastimado.

Si todo salía bien en dos días mi abuela saldría del hospital vivita y coleando y la recuperación sería de un mes (mas/menos). Los doctores pensaron que las complicaciones que pudieran llegar a presentarse no serían graves y fue así como la operación se llevó a cabo y fue motivo de reunión de las 6 hijas de mi abuela en Querétaro.

La operación fue un éxito, todo resultó tal cual se había contemplado. Ella estaba perfecta, hasta bromas estuvo haciendo después de la operación. Lo que nadie sabía es que dos días después vendría un momento crítico y de suma importancia. Debido a que los dolores post operatorios son muy fuertes fue necesario admistrarle una droga potente para que mi abuela no sufriera, según nos dijeron fue algo más fuerte que la morfina combinado con otros medicamentos.

Los delirios comenzaron. Al principio a todos nos pareció normal, incluso los doctores aseguraron que es una reacción natural, pues son muchas medicinas y el shock post-operatorio en personas mayores es muy fuerte y causa delirios entre otras cosas. En teoría esto duraría como máximo una semana.

El sábado se desencadenó una cosa tras otra. Al grado en que los doctores les dijeron a mis tías que hasta donde ellas quisieran mantenerla. Preguntaron si deseaban tomar medidas heroícas en caso de ser necesario y todas dijeron que no, pues el deseo de mi abuela no es estar sufriendo, ni en terapia intensiva si se presentará el caso.

Podrán imaginarse la situación familiar, quizá no la puedan imaginar, pero la tristeza se sentía en el aire y aunque nadie lloraba, era evidente que el final estaba cerca. Miento, mi madre estaba incosolable, yo no sabía que decirle. Traté de apoyarla aunque no sé si logré que ella sintiera mi apoyo.

Yo decidí que era momento de despidirme de mi abuela, no tanto diciéndole algo porque yo no tenía la certeza de que ella realmente nos dejaría y no hay que jugar con su mente, simplemente cerré un ciclo. Lo más triste es recordar a mi abuela cuando yo no tenía más de 10 años. Una mujer dura pero consentidora.

Una mujer lúcida... y ahora la ves tan indefensa en una cama. La ves que viene y va porque de repente se sigue desorientando y no sabe quienes somos, no sabe que pasa, cuenta historias que jamás pasaron y lo peor es que nadie sabe que es lo que realmente esta pensando. No sabemos si tiene miedo. No sabemos si se siente apoyada, no sabemos si esta realmente desconectada de la realidad o si esta consciente a momentos de la situación... y creánme que eso causa angustia y dolor.

Lo que más me duele es el hecho de pensar que Dios o lo que sea que hay allá arriba le dió esta 2da oportunidad de estar con nosotros y que quizá ya nunca vuelva a ser la misma de antes. Que su cabeza siga con estos delirios que son momentaneos pero a la vez tan desconcertantes... mi pregunta es: is she really gone? Let's hope for the best.

No hay comentarios:

Publicar un comentario