domingo, 9 de mayo de 2010

Siento que se me va a caer el ojo!

Es momento de entretenerlos con una de mis historias de terror... de MUCHO es más hartisimo terror! Bueno una vez más tiene que ver con la hermosa anatomía de mi cuerpo. ¿Recuerdan que en Diciembre me salió una perrilla?

Supongo que lo recuerdan tanto como yo, para mi fue un trauma, pero hoy que sé lo que es tener una perrilla y un orzuelo, puedo decirles que una perrilla es cosa de cobardes! A nadie le hace daño una pequeña perrilla, bien sabemos que esas cosas salen por andar viendo cosillas que no se deben: "bad glugli".

Y si... #yoconfieso que I've been a bad girl, lo que no tiene perdón de dios es que me castiguen con un orzuelo que aparte de ser doloroso de a madres, me lo tienen que drenar, por lo cual será necesario que me abran para drenarlo. Ahora debo confesar que cuando me salió (hace como un mes aproximadamente) me valió literalmente madres y no hice lo que tenía que hacer.

Entonces claro, a estas alturas del partido la cosa se ha complicado. Ya lo estoy tratando como debí haberlo hecho desde un principio, dentro de 7 días más o menos será posible extraerlo, pero saben ¿¿qué es lo peor?? que se cruza con mi cumpleaños!! Entonces probablemente acabe festejando con un parche al estilo de California Mountain Snake aka Elle Driver (personaje de Kill Bill, in case you were wondering).

Ni hablar... eso me pasa por ser tan vale madres. Ahora no me queda más que llorar mi pena y untar diariamente el ungüento.pomada.inserteaquílacremaaliviadoradesupreferencia y mis gotitas sniff sniff! En fin los matengo al tanto del status de mi ojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario