miércoles, 14 de abril de 2010

Sería lo máximo...

Ayer me dieron ganas de irme a vivir a un pueblito lejos-lejos. Sola ó acompañada no importa, pero a un pueblito. De esos pueblitos europeos que son una monada, que te lo puedes recorrer caminando en cuestión de horas.

De esos pueblitos en dónde todos ya te conocen y todos conocen tu historia. En donde hay localitos como panaderias, carnicerias, librerias, coffee shops... ¿ya saben de cuales?. Quisiera vivir en uno así y tener una casa grande pero que a la vez fuera acogedora.

Claro que si he de tener una casa grande lo ideal sería tener con quien compartirla, si sucediera este sueño de opio estando soltera pues mejor una casita pequeña, porque sino me sentiré sola... segurito que si. Me encantaría tomar algo equivalente al metro (mas o menos como cuando estuve en Massy Palaiseau, en las afueras de París).

Tenía que tomar el metro en Trocadero y pasar por 7 estaciones para ser exacta, pasando por Montparnasse (siempre era la más llena), bajando tenía que tomar el RER en cual me chutaba otras 10 paradas mínimo y luego llegando a la gare tomaba un camioncito. Era padrisimo hacer todo ese recorrido solita.

El primer día que lo hice no les voy a negar que si estaba un poco nerviosa, pero la verdad es que no tuve ningún problema y ya era un recorrido que disfrutaba muchisimo. Llegando a la chamba era la más feliz. A veces cuando salía me estaban esperando mamá y Ximena para regresarnos juntas.

Nos ibamos a caminar por Champ Elysees, luego comíamos y de postre era menester echar la crepa. En fin estar en París no se le puede llamar pueblear, pero quiero algo similar, vivir en un pueblito simpático con locales lindos, olores y sabores exquisitos en donde pueda pasar mis días disfrutando de esos pequeños momentos.

2 comentarios:

  1. Creo que todos soñamos con un lugar así.

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes toda la razón... todos soñamos con un lugar así, yo en particular muero de ganas de vivir en algún lugar así.

    ResponderEliminar