sábado, 16 de enero de 2010

Sobre el #unfollow y algo más


Hoy estoy mejor que ayer. El único problema al que me enfrento ahora es que ya tuve una probadita de lo que serán los siguientes días y que es lo que pasará. Esa probadita no me gusto... fue una oportunidad de echarle un vistazo al futuro y neta no esta nada padre... pero ya saben lo que dicen such is life in the tropics.

Me hago ideas... ideas que me agobian, me afectan poco a poco... Tengo miedo de enfrentar la verdad. Tengo miedo y ya. Quizá mi miedo se deba a que ha sido un proceso un tanto complicado de sobre llevar.

Y hablando de emociones y procesos complicados debo platicarles sobre el #unfollow (que es un rollo muy cañon). Yo siempre he dicho que cuando la gente te da #unfollow o tu se los das a ellos representa varias cosas:

Primero quiere decir que debes tomar tu distancia, pues si alguien no te quiere en su TL es por algo, no debes insistir, pues generalmente insistir en ese tipo de cuestiones no soluciona nada y generalmente termina alejando más a la persona. A veces los #unfollows son mutuos. Esto es mejor, más sano.

Es mejor porque por lo menos ahi existe un acuerdo tácito por ambas partes de que la mejor decisión es dejarse de enterar de sus respectivas vidas por un rato. No saben la tortura que puede representar leer el TL de alguien que te interesa hasta que lo vives (yo sé que esto suena absurdo y ridículo, pero es neta).

Yo una vez di #unfollow a un caso especial... ha sido el #unfollow más doloroso y triste. Tomar la decisión no fue cosa sencilla, ni fue de un momento a otro, incluso no fue en un momento de enojo, la decisión la tomé un viernes por la mañana después de mucho deliberar... a los 2 minutos me había arrepentido, pero también sabía que era la mejor decisión, al menos en ese momento.

No cortas del todo la comunicación, porque si tienen gente en común existe la tortura de entararte de su vida a través de los retweets de otras personas que lo sigan... entonces ahi es cuando tienes una pequeña entrada de nuevo a su vida... Mi #unfollow fue correspondido y cuando me di cuenta me dolio aún más la situación.

Más claro ni el agua: this is it. Conforme pasaron los días no me quedo de otra más que acostumbrarme a la idea. Hasta que llego el día en que ya no me dolia. Por supuesto que también existen los #unfollows que li.te.ral te valen... son lo más equis del mundo, no representan más que un golpe a tu ego... por el hecho de perder un follower dentro de tú hermosa lista de seguidores alias fans. Ven ya me eche todo un debraye sobre el #unfollownecesario jajaja... quien iba a pensar que podría dar pa tanto el tema.

4 comentarios:

  1. Creo que es súmamente cierto el cómo algo tan 'insignificante' como el unfollow nos puede hacer ver algo y sentirnos de un modo determinado. En verdad es un mecanismo de defensa, e muchos de los casos.

    ResponderEliminar
  2. convertiste un aspecto de la VIDA misma, en un abstracto del twitter.

    indeed, such the life is.

    ResponderEliminar
  3. Estoy tan en desacuerdo con este post. Y sabes que le doy valor a tu historia en general, pero, por qué dedicarle, y sobre todo creer, que el seguir o no a una persona en un medio taaan impersonal como es el Twitter debe ser importante. Mejor pensar en el "unfollow" de la vida, ¿no? Cuando una persona, fisica, tangible, te dice que ya no quiere nada contigo sea cual sea la relación que lleves con ella. Me has puesto a pensar: ¿hasta que grado nos alienamos al estar tan inmersos en una red social virtual? ¿Cuándo se pierde el sentido de las relaciones personales, cara a cara, la calidez de las mismas y todo lo grato o no que éstas pueden ser? ¿Estaré exagerando un poco...? Maybe not.

    ResponderEliminar
  4. Antes me mortificaba cuando me daban unfollow, me lo tomaba persnal siempre. Hasta que alguien que realmente me importa me borró fue cuando me di cuenta de la diferencia entre: "te borro porque llenas mi timeline, me da igual, o es irrelevante" y el "te borro porque me molesta, me duele, me afecta o ya no quiero saber nada de ti" Ahora ya neta me vale, se me resbala cañon porque la verdad es que por más que quieras saber la razón pues nunca lo vas a entender. A lo mejor le dolía a él leer lo que yo escribía, o a lo mejor me odia....El caso es que te haces daño tratando de entender el por qué.

    Lulu, no te tomes personal el unfollow, solo te amargas solita y ni vale la pena. Neta tiene que llegar el momento en que te valgan todas esas cosas, finalmente no sabes por qué pasó.

    ResponderEliminar