lunes, 18 de mayo de 2009

My little princess = Nikki (Nini) !!


Jamás olvidaré los métodos que empleamos mi mamá y yo con Rafa para poder tener un perro. Pues durante años fue una discusión en casa... a Rafa no le gustan los perros, sus razones: 1) porque muerden todo, 2) si no estan educados se hacen en todos lados, 3) la casa va oler a perro. Tratamos de llevar una conversación decente con el, pero no lo sacamos de un tajante NO.

Así que mi mamá tenía una amiga que sus hijitas son como pequeñas homicidas de animales (son peor que Elvira), son el diablo en persona... tienen todo un zoológico en su casa y animal que entra ahi, animal que muere de inanición, sofocado, aplastado y bueno ya no quiero hablar de esto que me pone mal, el caso es que su mamá tenía el contacto de una persona que vendía yorkies, tenía una camada y le quedaba una hembra disponible, así que a escondidas de Rafa acordamos una cita, para ver a la "gorda" (así se llamaba Nikki en un principio).

Era un día lluvioso, bien lo recuerdo, seguro era por estas fechas en que los días amanecen nubladones y son días de flojerita máxima. Cuando la vimos fue amor a primera vista, Nikki estaba chiquititita, indefensa, hermosisisima, timida y juguetona. Yo sabía que iba a ser dificil poder llevar a cabo la operación comprar-perro-a-escondidas... porque había un detalle... una vez que estuviera en casa no la podríamos esconder más ¿cierto?... así que mi reacción fue un poco negativa... decidí que no me quería encariñar con ella... así que sólo la vi de lejesitos... ni la toque.

Pero fue cuando esas niñas del mal dijeron: "mamá, si ellas no la compran, nos la podemos quedar nosotros" a lo cual la mamá contestó: "si mis princesas" tuve miedo... así que a partir de ese momento me dedique a mover cielo, mar y tierra para asegurar que Nikki acabará con nosotros y no en la casa del terror.

Obviamente yo accedí a cumplir con las siguientes responsabilidades: 1) cuidarla, 2) bañarla, 3) alimentarla, 4) recoger sus gracias, 5) sacarla diario a su paseo entre otras mas. Ok creo que no he cumplido hasta el día de hoy casi con ninguna de esas obligaciones... pero seamos realistas... todos decimos lo mismo cando queremos una mascota y nadie las cumple...


El caso es que estoy un poco preocupada, porque Nikki es como un miembro mas de esta familia, y ella se siente cual humano, ella no se siente perro. Por ejemplo su paseo diario es de una hora y si por alguna razón está lloviendo a la hora de su salida, ella prefiere no salir, pues si ve un charquito de agua levanta las patitas con cara de asquito... a ella no le gusta ensuciarse, es una princesa, que quedé claro. Además sale con el outfit ad hoc, según el día, para esos días lluviosos cuenta con su impermeable, para los días de sol tiene sus playeritas ligeras que dicen cosas como: "it's not easy being a princess" o tiene sus outfits de Juicy Couture... porque a ella le gusta usar ropa de diseñador.

Aquí no acaba la historia... si creen que esto esta fuera de toda lógica esperen que viene lo mejor, años tras año se le organiza su fiesta de cumpleaños, se le viste con un outfit especial, el primer año fue con un tutú, el año pasado fue con traje de marinero este año sadly (algunos dirán thank god) no se le hizo su fiesta, pues el salón de fiestas no estuvo disponible :(. Además de hacerle un fiesta tematica, también le compra su pastel, los hacen un lugarsillo que está en la Roma, se llama Bow Wow, y el pastel puede ser sabor a: pollo, carne, avestruz, pescado, croqueta etc etc... el de Nikki es sabor a croqueta, porque ella es delicada del estomago, entonces hay que cuidarla.

Nikki tiene su casita donde podría dormir como cualquier otro perro, su casita es Juicy Couture también... pero a Nikki no le gusta dormir en su casita, sólo entra a rascar antes de dormirse, duerme en MI cama. Nikki tiene un carácter bastante peculiar, pues si se enoja te retira su amistad por un par de horas... digamos que te castiga con el látigo de su desprecio. Hay otra cosa que deben saber de ella, a su fiesta de cumpleaños vienen invitados, pero no son invitados perros, sino humanos, pues ella no sabe convivir con otros perros... pero con los humanos se lleva de maravilla, siempre y cuando le traigan su regalito.

Por último algo que me asombra cada vez que lo veo es que cuando alguien le da un regalo envuelto, juro por dios que sabe que es para ella y lo desenvuelve solita... pero le da una emoción gruesa... y pienso aaay ternurita es como un niña chiquita. Por ejemplo el año pasado Santa Claus le dejo 3 regalitos, bueno era la mas emocionada y no sabía cual abrir primero, y si le quitas su regalo se enoja.. ella no es nada compartida... (ehm ehm como toda hija única). En fin Nikki esta más que consentida... tiene todo un guadarropa y miles de cosas mas para ella solita!

Seguramente quien lea esto pensará que en mi casa estamos medio locos... pero bueno que les puedo decir... diria que no... pero que vaaaa, para que mentirles... es verdad tenemos serios problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario