domingo, 20 de agosto de 2017

jueves, 8 de junio de 2017

...

Ahora entiendo el largo camino que he recorrido. Era para llegar a mi lugar favorito: tú.

viernes, 7 de abril de 2017

Ely le pregunta a glugli


E: ¿Qué es lo que quieres Lu? ¿Qué quieres para ti?
Y ¿qué creen? Lu, no tiene la respuesta.

Tarea: encontrarla.

jueves, 30 de marzo de 2017

There are days missing in my week again...


Hoy ha sido particularmente raro, pero raro bien. Justamente las casualidades de este día me han traído de vuelta por estos lares para desahogarme como solía hacerlo años atrás. En esta ocasión, al igual que en días pasados, siento la necesidad de externar el cúmulo de emociones que me abruma.

Esta mañana cuando desperté me di cuenta que era tarde, pero aún no tenía ganas de salir de la cama y mucho menos tenía ganas de bañarme, así que decidí dormir 20 minutos más. Cuando porfin me metí a bañar sólo podía pensar en qué me iba a poner (sé que suena muy estúpido y poco interesante, pero era lo único en lo que me podía enfocar).

Cuando llegó el momento de seleccionar el outfit del día NADA me gustaba como se me veía puesto, cambié de ropa fácil unas 4 veces, en la quinta selección ya no había tiempo para cambiarme de nuevo, pues ya era re-tarde y no queríamos que me corrieran de la nueva chamba.

Camino a mi esquina de confianza para tomar mi über, mientras lo esperaba, sucedió la primera casualidad del día; me encontré a un viejo amigo con el a veces intercambio mensajes... pero ya tenía tiempo que no. Mientras yo estaba inmersa en mi celular para seguir la ruta del conductor, de pronto se escucha un "¿Lu?" y quiero que sepan que no solo traía un outifit que no me gustaba, mi pelo era un desastre, parecía la madre del viento (pues no me dio tiempo de peinarme).

Más allá de mi facha, me dio mucho gusto que sucediera tal encuentro, no sé la razón, pero me trajo un pedacito de paz dentro de la inestabilidad que vivo desde haces varios meses. Mi über llegó casi de manera inmediata, por lo que fue una charla breve, pero feliz.

Llegué corriendo a la oficina y lo primero que me dice un amigo es: "que bonita... vienes muy cuentas" y mi respuesta fue: "¿de verdad? siento que lo hice muy mal hoy.". Subimos y mi supervisora dice: "que guapísima de París." No cuento todo esto para presumir que estoy bonita o que lo hice muy bien con el outfit elegido, sino para que entiendan que a veces uno no se siente linda y la realidad es otra.

Pensé que el día se iría lento-lento en la oficina y sucedió todo lo contrario... tomé media hora para ir por café como todas las mañanas y mi trenza de Coronado, en este recorrido JP me hizo compañia, después de eso no sé en qué momento dieron las 3:00 PM. 

Caminando de regreso a casa me llegó un correo, que este hecho en sí, es lo que me trajo de vuelta a este espacio. El correo era de un desconocido que por alguna razón llegó a mi blog, me escribió para decirme que me leyó y le gustaron mis textos. Quizá no es algo que les resulté relevante, pero siempre es bonito saber que alguien allá fuera te lee y le despierte cierto interés.

Esta semana en especial, fue una semana "complicada", me di cuenta de muchas cosas, cosas que NO había querido ver por necia, pero sobre todo entendí que es momento de seguir adelante. Los pongo en contexto; hace un mes me cambié de trabajo y confieso que de todos los cambios que he tenido este me costó muchísimo trabajo. Creí que había encontrado mi nicho de confort en Nativo, pero los hechos demuestran lo contrario. 

Me duele tener que dejar en el olvido dicha agencia, pues me regaló experiencias y no sólo eso, me trajo felicidad, misma que ahorita se ha convertido en un recuerdo. Quizá es por eso que yo no me atrevía soltarlo todo, pero es hora. Sin duda llevaré a mi gente querida de Nativo en el corazón por siempre... 

Nada, después de una semana muy intensa, siento que en este punto estoy más tranquila y con la certeza de que vienen tiempos mejores. No puedo decir que amo (aún) a la gente de la que me rodeo en mi nuevo trabajo, pero sí puedo decir que me hacen sentir segura, me hacen reír y comienzo a tenerles aprecio.

Dejaré de tomarme personales las cosas y seguiré con mi vida... tengo fe en que algo bueno saldrá de todo esto. Al final ¿qué no de eso se trata?, me dejaré sorprender de nuevo.